Detalle del autor << volver
Guardini, Romano
Romano Guardini nació el 17 de febrero de 1885, en Verona. Cuando Romano cumplió un año, su familia se traslado a Mainz, Alemania. Su infancia fue infeliz, su madre los mantuvo prácticamente cautivos en su casa.

Después de una profunda crisis de fe descubrió que el sacerdocio era su única y verdadera vocación. En 1910 fue ordenado sacerdote.

Guardini intuyó que su misión consistía en configurar un nuevo método evangelizador. Comenzó a ensayarlo en sus años juveniles como director de la asociación universitaria "Juventus" (Maguncia, 1915), y ello le granjeó la desconfianza de alguna autoridad eclesiástica y la pérdida de su destino de profesor del seminario.

No cejó, sin embargo, en su búsqueda del método formativo ideal, y creyó encontrarlo esbozado en el estilo pedagógico de B. Strehler, director del Movimiento de Juventud, centrado en torno al castillo de Rothenfels, junto al río Main. Asistió allí a un encuentro de jóvenes, en 1920, y se entusiasmó al ver realizado en germen el tipo de vida que consideraba ideal. Guardini trabajó en este centro un año y otro hasta el agotamiento, con la energía espiritual que le otorgaba la convicción de estar configurando un hombre nuevo. Pero llegó la gran prueba. A partir de 1936, las autoridades nacionalsocialistas perturbaron incesantemente la buena marcha de los encuentros y en 1939 confiscaron el castillo.

Ese mismo año, Guardini fue obligado a jubilarse de su cátedra berlinesa de "Filosofía católica de la Religión y visión católica del mundo" que regentaba desde 1923. No le había sido fácil esta labor porque su cátedra nunca fue aceptada oficialmente y hubo de estar adscrita a la universidad de Breslau. Guardini se vio abrumado hasta el día de su jubilación definitiva ( Munich, 1962) por el temor a no ser considerado como un catedrático auténtico, pues su estilo de pensar y de expresarse no se ajustaba al método denominado entonces "científico", altamente especializado en torno a temas muy concretos. No se apartó, sin embargo, un ápice de su camino propio, dirigido a descubrir a los jóvenes estudiantes cómo se interpreta la vida humana y los distintos fenómenos culturales desde la fe católica.

Falto de las posibilidades que le ofrecían el Movimiento de Juventud y la Universidad, Guardini desarrolló una intensísima labor apostólica en diversas iglesias de Berlín. En 1943 se vio obligado por el horror de la guerra, que dañaba gravemente su salud, a abandonar la querida Berlín y refugiarse en la casa de un viejo amigo, Joseph Weiger, párroco de una aldea suabia.

Estas penalidades hubo de soportarlas Guardini con una salud física y psíquica sumamente precaria. Los escrúpulos padecidos durante la juventud hasta 1907 quebrantaron no levemente su sistema nervioso. Con frecuencia, tras un período de trabajo intenso, se hallaba agotado y debía concederse un descanso. Durante los primeros días, se sentía aliviado y respiraba a pulmón lleno a través del campo. Pero pronto su espíritu le impelía a reanudar los trabajos que le esperaban amontonados sobre el escritorio. En 1955 surgieron en él de repente dos fuentes de agudos sufrimientos: la neuralgia del trigémino y el asma.

Estos achaques se vieron agravados por una deficiencia cardíaca, que le obligó a hospitalizarse frecuentemente. Durante uno de los ataques más fuertes, le confesó a la religiosa que lo atendía: "Estos días son para mí particularmente valiosos y bellos, sobre todo hoy"."Si supiéramos lo bueno que es Dios, no podríamos sino estar llenos de alegría durante toda la vida"

Esta honda serenidad la mostró también en el atardecer del 30 de septiembre de 1968. Presintió su muerte, se recogió en su habitación y durante una hora larga estuvo recitando breves oraciones, sobre todo la invocación de su admirado san Agustín: "Nos has hecho, Señor, para Tí y nuestro corazón está inquieto hasta que repose en Tí". Poco después entró en coma y falleció. Su esquela expresó con certera precisión lo que había sido su vida y su muerte: "Romano Guardini, servidor del Señor". [x] cerrar

     
  página  1 2 3

Siguiente página  
Cartas del Lago de Como Título:  Cartas del Lago de Como Comprar
Autor:  Guardini, Romano
Editorial:  Eunsa
Precio:  12,00€ Añadir a favoritos
Cartas sobre la formación de sí mismo Título:  Cartas sobre la formación de sí mismo Comprar
Autor:  Guardini, Romano
Editorial:  Palabra
Precio:  14,50€ Añadir a favoritos
Cristo, nuestra Pascua Título:  Cristo, nuestra Pascua Comprar
Autor:  Bouyer, Luis;Guardini, Romano
Editorial:  CPL
Precio:  9,50€ Añadir a favoritos
El comienzo de todas las cosas Título:  El comienzo de todas las cosas Comprar
Autor:  Guardini, Romano
Editorial:  Desclée de Brouwer
Precio:  13,00€ Añadir a favoritos
El Señor Título:  El Señor Comprar
Autor:  Guardini, Romano
Editorial:  Cristiandad
Precio:  25,00€ Añadir a favoritos
El Sentido de la Iglesia; La iglesia del Señor Título:  El Sentido de la Iglesia; La iglesia del Señor Comprar
Autor:  Guardini, Romano
Editorial:  San Pablo
Precio:  8,30€ Añadir a favoritos
El tránsito a la eternidad Título:  El tránsito a la eternidad Comprar
Autor:  Guardini, Romano
Editorial:  PPC
Precio:  13,00€ Añadir a favoritos
Escritos políticos Título:  Escritos políticos Comprar
Autor:  Guardini, Romano
Editorial:  Palabra
Precio:  26,00€ Añadir a favoritos
Ética: lecciones en la Universidad de Múnich Título:  Ética: lecciones en la Universidad de Múnich Comprar
Autor:  Guardini, Romano
Editorial:  BAC
Precio:  44,50€ Añadir a favoritos
Experiencia religiosa y fe Título:  Experiencia religiosa y fe Comprar
Autor:  Guardini, Romano
Editorial:  BAC
Precio:  16,00€ Añadir a favoritos

     
  página  1 2 3

Siguiente página  
Librería Balmes S.L.  |  Nota legal  |  Condiciones generales